Contra el dogma. Por Iroel Sánchez

La pupila insomne

Poco a poco el imperio de la oferta y la demanda se fue convirtiendo en un dogma. No se podían regular los precios de los productos agropecuarios ni tampoco el servicio de los transportistas privados a los que nadie había visto jamás  cargando combustible para sus vehículos en un servicentro.

Ver la entrada original 1.102 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s